Coronavirus: Conozca cómo se realizarán los Festivales al Parque 2020

Rock, Jazz, Hip Hop, Salsa y Colombia, los festivales más preciados de los bogotanos, se adaptan y se renuevan este año porque la música no se detiene.

Juanes durante su concierto en Rock al Parque, realizado en el parque Simón Bolívar el 1° de julio de 2019. Alvarado Fotografía

La espera terminó. En medio de la pandemia, el Instituto Distrital de las Artes – Idartes –, anunció que los Festivales Rock, Jazz, Hip Hop, Salsa y Colombia al Parque se realizarán este año de manera virtual. Es la primera vez que estos eventos, en más de 25 años de historia, se realizan sin público y de manera virtual.

“Es un reto para todos pensar nuevas formas de gestión para la música, es ahora cuando el arte supera el entretenimiento y se reivindica como un lugar de encuentro simbólico, de esperanza compartida y restablecimiento del tejido social. Hemos tenido que reinventarnos, repensarnos y resignificar muchas de nuestras prácticas artísticas y musicales”, afirmó Catalina Valencia, directora del Idartes, quien también señaló que el arte hace parte de nuestra vida cotidiana y que los festivales, patrimonio de ciudad y modelo de gestión y de fomento, están más vivos que nunca. (Lea: Juanes: «Yo estuve en Rock al Parque 25 años»)

Ver esta publicación en Instagram

¡Los amantes del rock son parte de nuestra historia! . Ya puedes descargar y disfrutar desde tu casa la versión digital del vinilo conmemorativo #RockalParque #25Años #OrgulloEstridente con 14 canciones de todas las épocas del Festival 🎸💥💥🎶🎶🤘🏼🤘🏽🤘🏼 . Este es un recorrido por los géneros y movimientos musicales que han hecho parte del festival y que han contribuido a formar su carácter, espíritu e identidad. . También puedes consultar en línea en la Estación @ckweb las charlas inéditas que se llevaron a cabo en la #CinematecaDeBogotá . ¿Listos para roquear? #IdartesSeMudaATuCasa 🏠😎 Descárgalo aquí 👉🏼 www.idartesencasa.gov.co . + Info >> rockalparque.gov.co

Una publicación compartida por Rock al Parque Oficial (@rockalparqueoficial) el

Coronavirus: Conozca cómo se realizarán los Festivales al Parque 2020

Música26 May 2020 – 9:43 AMRedacción música

Rock, Jazz, Hip Hop, Salsa y Colombia, los festivales más preciados de los bogotanos, se adaptan y se renuevan este año porque la música no se detiene.

Juanes durante su concierto en Rock al Parque, realizado en el parque Simón Bolívar el 1° de julio de 2019. Alvarado Fotografía

La espera terminó. En medio de la pandemia, el Instituto Distrital de las Artes – Idartes –, anunció que los Festivales Rock, Jazz, Hip Hop, Salsa y Colombia al Parque se realizarán este año de manera virtual. Es la primera vez que estos eventos, en más de 25 años de historia, se realizan sin público y de manera virtual.

“Es un reto para todos pensar nuevas formas de gestión para la música, es ahora cuando el arte supera el entretenimiento y se reivindica como un lugar de encuentro simbólico, de esperanza compartida y restablecimiento del tejido social. Hemos tenido que reinventarnos, repensarnos y resignificar muchas de nuestras prácticas artísticas y musicales”, afirmó Catalina Valencia, directora del Idartes, quien también señaló que el arte hace parte de nuestra vida cotidiana y que los festivales, patrimonio de ciudad y modelo de gestión y de fomento, están más vivos que nunca. (Lea: Juanes: «Yo estuve en Rock al Parque 25 años»)

Y es que, más allá de la fiesta de los sentidos, la política de Festivales al Parque, incluye espacios para la creación, la investigación, la formación y el emprendimiento. Así, con una inversión total de $2.147 millones, este año el Idartes ofrece nuevas oportunidades para las bandas y los distintos agentes del sector.

Con una bolsa de $231 millones – que incluye becas, premios y pasantías- la entidad apoyará proyectos  de creación, promoción, memoria e innovación. Además, $416 millones se invertirán en  el acompañamiento de procesos de artistas y gestores de las localidades, $500 millones se usarán para la implementación de proyectos que estimulen la creatividad y el trabajo colaborativo. Asimismo, $400 millones serán para el Proyecto RETOuna iniciativa que surge como respuesta a la necesidad de acompañar la reactivación y sostenibilidad del sector desde la mirada del emprendimiento y las oportunidades de negocio que se puedan dar en este momento.

Se destinarán $500 millones a la realización de los Festivales al Parque en Línea y $100 millones para la edición número 25 de Jazz al Parque, una celebración que revivirá sus mejores momentos “a través de un libro, series web y podcast, un compilado especial y una recopilación de grandes partituras que han sido interpretadas en el Festival, que se transmitirá en línea y estará disponible para consulta y descarga”. (Además: ¿Fue este el mejor Rock al Parque de los últimos años?)

Ver esta publicación en Instagram

#Cumbia&JazzFusion en #JazzAlParque2018 con @einarescaff @almariojusto

Una publicación compartida por Jazz Al Parque (@jazzalparque) el

Y es que la música no se detiene e Idartes lo sabe, por eso, firme en su compromiso con la ciudad; con sus públicos locales, nacionales e internacionales, renueva sus estrategias de alcance y llega a la casa de todos, a través de su plataforma

donde continuarán resonando las emociones, sonoridades, órganos, tambores, baterías y guitarras para que nunca se olvide que la vida se siente y se baila. (En fotos: Rock al Parque 2019: un cierre por todo lo alto)

«Vamos a conectar todos nuestros esfuerzos en darle nuevas alas a la música de la ciudad y nuevas alas también al Programa Festivales al Parque a través de una completa oferta de estímulos para los músicos y una programación de conciertos en línea para la gente, conciertos en los que se presentarán nuevos álbumes de artistas locales, nacionales e internacionales, con un tratamiento audiovisual único, para que la gente  los pueda ver desde casa», dijo Gustavo “Chucky” García, programador de Rock y Colombia al Parque. 

Festivales al Parque en Línea contará con la realización de más de 20 conciertos en línea, en ocho jornadas, entre los meses de agosto y diciembre de este año. El primer concierto se realizará en junio.

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

Rafael Escalona, un donjuán empedernido

Todas las mujeres con las que tuvo un romance se enamoraron de él. Sin embargo, el hombre, el poeta, el escritor y el autor, a pesar de sus múltiples creaciones vallenatas, poco reveló de su vida amorosa. Hoy lo recordamos en su cumpleaños número 93.

Rafael Escalona es considerado el compositor de música vallenata más grande de todos los tiempos y uno de los personajes más representativos de folklore colombiano.Cortesía

“Arriba de las estrellas, donde está el rey de Dios, allá quisiera estar yo, para no acordarme de ella”, Rafael Escalona Martínez.

Fueron muchas las gambetas que hizo Rafael Escalona Martínez en su paso por esta vida. Su bohemia de varios días le acompañó siempre, y allí sobresalió el abrazo del compadre que le acolitó todo, además del sonido de los acordeones que le permitió a su voz, a veces imperceptible, susurrar una nueva canción.

Esta canción que de tanto cantarla, era reproducida por conocidos y extraños, para luego multiplicarse por radio bemba y convertirse en la más escuchada del listado natural, sin tener que recurrir a la maquiavélica payola o al uso de dineros provenientes de diversos frentes. (Le recomendamos: Una honda herida: diez años sin Rafael Escalona).

Él era así. Donde llegaba era reconocido o se hacía notar. Eso lo supo desde el mismo instante en que persiguió la sabiduría de los mayores en su tierra natal, que sin leer ni escribir, poseían los secretos que la naturaleza escondía.

En ese Patillal de la década del 20, en donde las costumbres pastoriles eran evidentes, un muchachito de escasos doce años, empezó a delinear, el edificio musical multicolor que le acompañaría siempre.

La música que él escuchaba, era creada y reproducida por los campesinos, quienes después de una larga jornada de trabajo, aliviaban el alma acompañados por conjuntos de hojita y la interpretación de esas melodías, que con el tiempo, se convertirían en referentes especiales de una Provincia que estaba encerrada y sin quien le escuchara. (Lea: La Maye, más que una musa para Rafael Escalona)

Así fue que aprendió Rafael Escalona Martínez, a relatar lo que a su alrededor pasaba. A esos juglares, anteriores a él, le debemos la creación de esa música sencilla, con letras ingenuas y con muy poco valor comercial y social, que encontró en Escalona Martínez a un reivindicador en todos sus frentes.

La presencia de Escalona Martínez en el escenario de esta tierra musical, trajo consigo muchos aspectos que determinaron el rumbo de esa cultura ágrafa, que ya tenía sus héroes, pero que con su aparición,  su nombre pasó a constituirse en la mayor ruptura que hasta el momento había vivido ese movimiento cultural.

Su formación de un quinto de bachillerato no terminado, en el Liceo Celedón de Santa Marta, y una que otra lectura de los grandes escritores europeos, terminó catapultando cada letra que le ponía a las melodías existentes de reconocidos o anónimos compositores del Caribe colombiano. (Además: Artistas vallenatos rendirán homenaje a Rafael Escalona este miércoles)


Esa manera fácil, pese a lo difícil de la época, de estar en un sitio y al poco tiempo en otro, creó en Escalona Martínez, una especie de leyenda, que trascendió de manera fundamental en el mito que es hoy. Las mujeres se peleaban al galán de la provincia, que sabía lo que tenía y hacía buen uso de sus encantos y ante todo, de esa manera distinta de tratar a las damas.

Fue un hombre que supo guardar secretos, no solo en el tema del amor. Era un mecanismo, que le permitió estar a tono con su accionar amoroso. “Si no se dice el milagro, muchos menos el santo”, fue el lema que logró atesorar frente a cada una de sus conquistas. Y si entramos al tema político, sí que lo supo aplicar.

Por eso, sus amores, esos que logró conquistar en notas de papelitos, con lindas frases amorosas, que luego fueron apareciendo en sus canciones, detalles de perfumes, peines y fajones de la época, le dieron la posibilidad de tener tantos amores, de mujeres tan disímiles.

Escalona Martínez tuvo una sola pasión: el  amor. No hubo tierra, cultivo de algodón, la visita del político o del presidente de turno, que lo aferrara más que su nueva conquista. Mientras estaba con ella, se dedicaba con lujos de detalles. Cuando aparecía otra, se perdía y después de muchos meses, volvía mansito como paloma a su nido.

Si la cantaleta era latente, se escabullía con sus amigos y de seguro, una nueva conquista aparecía, calentándole el corazón. Una manera de saber dónde estaba él,  no era ir a buscarlo a la finca, el café de moda en Valledupar o la parranda del compadre, lo fijo y lo que no tenía pierde, era “él está en el pueblo o en el barrio tal, porque anoche se sacó a vivir a la hija de….”. Era la nomenclatura exacta, para saber del hombre que estaba en todos los sitios, pero en ninguno paraba.

Todas las mujeres que tuvieron un romance con Escalona Martínez se enamoraron de él. Parco en ese y muchos temas más, el hombre, el poeta, el escritor y el autor que siempre apareció en él, poco o nada dijo, sobre esos encuentros amorosos que dejaron muchos hijos regados por la provincia vallenata.

Sus amores fueron retratados en sus canciones, que a manera de película en blanco y negro y que ha sido recreada luego en tantos colores, se extendió por la geografía de nuestra patria, cuyos trazos musicales lograron ponerle alas y se dispersó, por todos los rincones del continente, para invitar a los pintores que como él, pudieran unirse a su petición y cantar libremente:

“La herencia en nuestra música es más poderosa de lo que valoramos”: Carlos Vives

• Lanzamiento. El samario combina su voz con la de invitados como Alejandro Sanz, Rubén Blades, Elkin Robinson y Ziggy Marley en su nuevo álbum, ‘Cumbiana’. • Documental. En este álbum, Vives no solo canta sino que repasa la historia de la cumbia, y para ello grabó un documental que complementa el disco.

A sus 58 años, Carlos Alberto Vives ha dedicado la mitad de su vida a la música. Y en vez de llevarla a cuestas como una carga pesada, la disfruta y la estudia con la inquietud fresca de un novato. Todavía se pregunta si le quedan cosas por aprender de los sonidos que lo acompañan, y fue en esa exploración donde se devolvió a sus raíces, a las aguas que lo vieron nacer en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Cumbiana es su decimocuarto álbum, donde, sin abandonar el sonido pop, recorre entre gaitas, tambores y sonidos de aves. También da protagonismo a la salsa, el vallenato, algunos guiños a la champeta y hasta calypso sanandresano. Le canta al amor, la familia (Rapsodia en La Mayor está dedicada a su hija Elena), la nostalgia y la tradición con ritmos que recuerdan álbumes como Clásicos de la provincia (1993) o El amor de mi tierra (1999), pero producidos en este 2020, con todo lo que eso implica a nivel de fusiones y exploración tecnológica.

Aunque el disco habla por sí solo del momento artístico que atraviesa Vives y su intención de redescubrir el sonido de la cumbia raizal, hablamos con el cantante para entrar en los detalles de esta Cumbiana, que más que un género musical es un punto geográfico del pasado que se asoma entre el paisaje sonoro de cumbias.

10: el número de canciones de Cumbiana

“A ti y a mí nos enseñaron en el colegio que Colombia tenía como capital Bogotá. Nos hablaron de las fronteras, y que la música era la cumbia”, comenta Vives con la emoción de quien lleva tiempo estudiando un mismo tema: “yo he descubierto que tiene más fundamento de lo que creímos alguna vez. Mi palabra ‘Cumbiana’ es una que yo adiciono a las palabras derivadas de la palabra ‘cumbia’, como cumbiamba, cumbiambero, cumbianchar, cumbiero, un pocotón de palabras. Yo digo que Cumbiana es un mundo perdido. Es un mundo que está perdido en nosotros”.

“Apareció por primera vez escrito, y los cronistas y los historiadores que nos contaron la historia de la cumbia, unos más americanistas, otros más africanistas, nos hablaron del país de los Pocabuyes, que apareció en las crónicas de Indias. ¡El país! Imagínate el tamaño en estas ciénagas. La nación Chimila es otro término que escuché. Hablamos de 1539, muy temprano, 1537. De esos años ya sabíamos que había gaitas y tambores, y no habían llegado los africanos. Cumbiana es un mundo perdido, una herencia indígena. Es la herencia en nuestra música, que es más poderosa de lo que siempre valoramos de estos chimilas, estos pueblos anfibios que vivieron en la Ciénaga grande donde está la depresión momposina. No por nada es Totó (La Momposina) una de las herederas de esa cultura, no por nada es la cumbia soledeña… no por nada es Mompóx, no por nada El Banco (Magdalena)… es una memoria que perdimos, y repetimos siempre que la cumbia vino de África y entró por el Río Magdalena, y lo seguimos repitiendo. Al final los historiadores están de acuerdo en que es la fusión de lo africano con lo indígena y Europa, las Canarias por un lado, Andalucía por otro. Lo que yo hago fundamentalmente es hacer un álbum que muestra que las canciones que yo he hecho antes vienen de esa cultura anfibia. La cumbia se enrazó también con cosas africanas y nacieron nuevos patrones que hemos usado siempre”, agrega.

“Los vallenatos son hijos de la cumbia cuando uno entiende que el Río Cesar es un afluente del Magdalena, y entiende que ese conectar de aguas marca y diseña una vaina increíble en nuestra cultura. Olvidamos, pensamos que la música indígena era muy aburrida y muy triste, y siempre pensamos que todo lo que eran tambores y ritmo venía del África. Resulta que tenemos una herencia andina. Ahí empezó mi pensamiento. En el 94, viendo la televisión, escucho a José Barros Palomino, compositor de La piragua, decirle a un periodista ‘la cumbia es andina’. Entonces, yo en esa época pensé que era raro lo que dijo José, y nunca se me olvidó. Y en el trasegar de esta música, de hacer vallenatos, de llegar por el Rio Cesar y conectarme con el Magdalena, y con el Mississippi y con Europa, y con las polkas, y con todo lo que me ha mostrado mi música humilde, me di cuenta que había en la base del origen de todo una base de percusiones y líneas melódicas muy espirituales, poderosas y mántricas. A veces la música las usaban para los entierros, o para el nacimiento de un hijo, y darle la gracias al sol, al cielo y la vida. Esa herencia nos dejó un gran poder en nuestra música, un poder de alegría, por el contrario de lo que pensamos y oímos y repetimos, y del cliché del cine y la música con respecto a lo indígena. Para mí es una gran felicidad saber que parte del éxito de mis canciones es esa herencia. Quiero hacerle un homenaje a esa herencia. Hacer canciones nuevas que compitan con las modernas, y con las de J Balvin, Maluma, porque tenemos con qué. No lo digo de manera arrogante, porque no pretendo pelear con la juventud, pero fue la misma juventud la que me invitó a grabar con ellos en esas canciones urbanas. Uno aprende cosas ahí y descubre que todas estas tecnologías nuevas son nuevos acordeones e instrumentos para hacer más música de la que hacemos”, comenta Vives.

WILLIE GONZÁLEZ ANUNCIA QUE DEJARÁ LA MÚSICA

Willie González anunció su retiro a través de instagram.

A través de una publicación en su cuenta oficial de Instagram, Willie González compartió la fotografía de lo que sería la portada de su disco ‘Esencia’, producción marcará su retiró de la música.

“Con este disco me despido de la música. Voy a realizar mis últimas entrevistas para retirarme de la música”, escribió Willie González.

“Hay gente que me quita la paz, mi humanidad y no voy a permitir eso. En agosto me quito de la música. Adiós a todos”, agregó.

Los seguidores del cantante se mostraron muy apenados por la noticia y le pidieron que recapacite la decisión de dejar la música.

El salsero puertorriqueño es considerado el Amo y señor de la salsa sensual con éxitos como ‘Quiero morir en tu piel’, ‘Pequeñas cosas’, ‘En la intimidad’, ‘Si tú fueras mía’ y más.

HENRY FIOL, EL SALSERO QUE DIBUJABA LA PORTADA DE SUS DISCOS

Antes de componer y cantar, el sonero neoyorquino Henry Fiol, era un pintor.

Se graduó en artes plásticas en el Hunter College de Nueva York, en donde recibió su título en bellas artes.

Aprovechando este talento, durante mucho tiempo se encargó del diseño y de la pintura de las carátulas de sus Long Play.

Su conocimiento sobre el arte y la urgencia de establecer un vínculo entre la propuesta sonora y el contenido visual, motivaron a Fiol a realizar propuestas de portadas con imágenes llamativas.

Sin embargo, cuando llegó la época de los casetes y discos compacto, dejó de pintar sus carátulas.

“Yo dejé de realizar los dibujos de mis discos porque con esos nuevos tamaños no lograba el mismo impacto”.

Fiol considera que el elepé o acetato era como un lienzo para un artista y “uno podía hacer algo que valía la pena. En ese entonces, recuerdo yo, muchas carátulas eran las que vendían los discos”.

Finalmente se debe resaltar que una de sus pinturas ganó en 1978 el premio de la revista Latin New York como “mejor carátula del año” por su pintura en la carátula de su primer LP con Saoco, “Siempre Seré Guajiro”.

MALUMA lanza “ADMV” versión urbana

La balada del momento, “ADMV” ya tiene una nueva versión,  “ADMV” Versión Urbana, la cual el ídolo global de la música latina, MALUMA, lanzó junto a su videoclip que fue grabado en Grecia justo antes de tener que posponer su gira 11:11 World Tour a causa de la pandemia global del COVID-19.

El plan inicial para el video de “ADMV” fue grabarlo en su totalidad en Grecia con el director Nuno Gomez pero al tener que salir de Europa a causa de la pandemia, tan sólo tenían una porción del video grabado, su actuación de la canción, Al llegar a Miami, se grabó un video totalmente distinto para la versión original, y respondiendo a los pedidos de los fans que se quedaron con las ganas de ver al ídolo cantando la canción en Atenas, Grecia, se decidió utilizar ese pietaje para el videoclip de la versión urbana de la balada, también dirigido por Nuno Gomez.

El nombre de la emotiva canción es la abreviatura de “Amor De Mi Vida” y la misma, nace en el corazón del artista.

Es una canción que es muy especial para mí, esto es algo que me sale desde el corazón, me recuerda el motivo por el cual comencé mi carrera y me pone a pensar mucho sobre qué va a pasar en el futuro – si nos vamos a tomar el tiempo de amar al otro, abrazar al otro – Hoy la entrego para que la puedan dedicar a todos los seres que amamos antes de que se nos vayan“, expresó Maluma.

Fue escrita en Jamaica en el mes de enero durante un viaje en dónde Maluma estuvo explorando sonidos. Los autores son Maluma junto a Edgar Barrera, Vicente Barco y Miky La Sensa; fue producida por Edgar Barrera y Maluma.

Parte de la letra dice. . .”Cuando nos falle la memoria y sólo queden las fotografías, que se me olvide todo menos que tú eres mía, cuando los años nos pesen y las piernas no caminen, los ojos se nos cierren y la piel ya no se estire, cuando lo único que pese, sea lo que hicimos en vida, y aunque nada de esto pase, eres el amor de mi vida.”

Maluma recientemente se convirtió en el primer y único artista masculino latino en alcanzar 50 millones de seguidores en Instagram.

Abrir chat
1
¡ Hola Bienvenido !
¡HOLA QUIERO GANARME LA POPULAR LIGA